Nunca pensé, que mi hija Camila podía tener problemas de visión, por lo que me sorprendí mucho, cuando una de sus maestras me dijo, que tenía que llevarla a hacer un examen de la vista y la doctora me confirmó que Cami no ve en tercera dimensión de lejos. Al principio me asusté mucho, pero la doctora me explicó que su condición puede ser corregida con lentes, y terapia ocular.

De hecho, la mayoría de los trastornos de visión se pueden tratar y corregir si se detectan antes de los 7 años. Por lo que es importante que lleves a tus hijos a visitar al oculista cada año, en teoría, un niño debería pasar su primer examen ocular a los 3 años, o antes si es que tienes una mínima sospecha de que algo no esté bien.

Pero, ¿cómo puedes darte cuenta si tu hijo tiene problemas para ver?

Solo tienes que estar atenta a las 10 señales que te indican que un niño tiene algún problema de vista o necesita lentes.

Consulta al oftalmólogo si tu hijo:

  • Se sienta muy cerca de la televisión.
  • Siempre está cansado
  • Tiene dolores de cabeza o cierra los ojitos para descansarlos.
  • Escribe con la carita pegada al cuaderno.
  • Presenta dificultades para empezar a leer o no alcanza a leer a distancia.
  • Entrecierra los ojos para ver algo que está lejos.
  • Pierde el interés por la lectura y los estudios.
  • Tiene dificultades para correr.
  • Sus movimientos son torpes.
  • No hace contacto visual con los demás.

Estos son los principales signos de que tu hijo tiene un trastorno de la vista, si identificas alguno de ellas en tu niño, consulta primero a su pediatra, no tengas miedo, seguramente estás a tiempo y se puede solucionar fácilmente.

Mucha suerte!!!

Fotos: Tony Saavedra