En los últimos 4 años, he aprendido que ser mamá es sin duda el trabajo más difícil que puede existir. Claro, las recompensas son enormes y con tus hijos, conoces realmente lo que es el amor, además de pasar con ellos momentos inolvidables en tu vida, pero también vives situaciones muy difíciles, la necesidad que tienes de que tus hijos estén siempre bien y darles todo lo necesario puede llegar a ser muy desgastante. Eso si hablamos de una situación de vida normal, pero si además, agregas otras preocupaciones como enfermedades, problemas, falta de dinero o de ayuda, pues todo se complica más.

Al final del día, existen momentos en los que sientes que no eres una buena mamá o que no estás haciendo un buen trabajo. Pero la verdad es que la mayoría de las veces, este sentimiento es equivocado y solo provocado por la frustración que podemos llegar a sentir.

Por eso, quiero darte cinco señales inconfundibles, para comprobarte que estás haciendo bien tu trabajo.

ESTÁS AGOTADA

Además de encargarte de las tareas de organización, cuidado, alimentación y limpieza de tus hijos. Te aseguro que todos tus sentidos están abiertos como radar las 24 horas del día y esta presión mental agota. Esto, sin contar, con que probablemente tú también tienes que trabajar y tienes tus actividades. Pero este cansancio crónico, te demuestra que te estas esforzando lo más que puedes.

 TUS HIJOS TE AMAN

El amor que te dan tus hijos no se puede comparar con nada, un beso, un abrazo o una caricia te demuestra que a pesar de que muchas veces los regañes o castigues, ellos se sienten felices, protegidos y a salvo, con el simple hecho de que estés junto a ellos.

 TE NECESITAN

Cuando algo les duele, se lastiman o se enferman, lo primero que quieren es a su mamá y es en esos momentos, en los que puedes ver cuánto te necesitan y como para ellos no hay nada mejor que los brazos de su mamá.

CONOCEN LA PALABRA NO

La verdad es que quisiéramos darles todo, pero sabemos que decirles que NO cuando es debido es parte de su educación, aunque a veces tengas que verlos llorar, a la larga estás ayudándoles a crear tolerancia a la frustración y a trabajar por las cosas que quieren.

Así que, deja a un lado las culpas y los juicios, eres la mejor mamá que tus hijos pueden tener y haces lo que puedes con lo que tienes. Disfruta de tu maternidad y del amor de tus chiquitos, te aseguro, que vas a estar muy bien.

Fotos: Daphne Gutiérrez

Camila

Total Look: Nanos

Jimena

Blusa: Stradivarius (Sold Out) Similar Aquí

Shorts: Joe´s

Zapatos y bolsa: Chanel

Collares y anillos: Parpala Jewelry

Pulseras: Cartier