Semana Santa está a punto de llegar, pero no siempre podemos llevar a nuestros niños de viaje y algunas veces por trabajo o economía familiar, nos quedamos en casa. Esto no es tan malo como parece, la verdad es que quedarte en tu ciudad, mientras todo el mundo sale tiene muchas ventajas y para disfrutarlo al máximo, solo tienes que tomar en cuenta estos 5 tips para hacer de la experiencia algo súper divertido.

  • Tener una rutina. Aunque sean vacaciones es bueno tener horarios y actividades, por la mañana dedicarle unas horas a las tareas de la escuela a manualidades y por la tarde, hacer otro tipo de actividades en casa. La rutina siempre les da mucha seguridad a los niños y este tipo de hábitos los mantendrán más tranquilos y entretenidos.

 

  • Haz un calendario para las vacaciones. Discutan que tienen ganas de hacer y marquen que días van a hacer las diferentes actividades. Días para ir al cine, para ir a una alberca, para hacer un picnic, para pintar, jugar en el jardín, para cocinar o ir a visitar a algún amigo o familiar.

 

  • Cocinar juntos. Pueden hacer menús divertidos para las comidas en familia. Ya que están todos juntos, que cada uno se involucre en preparar la comida y al final puedan disfrutar de lo que prepararon.

 

  • Día Libre. Proponle a tus niños tener un día en el que ‘todo es permitido’. En este día, no se hace nada en casa, no se hace las camas, no se trabaja, no se hace tarea, ni se limpia. Los chiquitos verán como una aventura este día de libertad para todos.

 

  • Sé un turista en tu ciudad. Aprovechen que la ciudad estará vacía para en verdad visitar parques, museos y los lugares más importantes del lugar donde viven.

Tener a los niños en casa, siempre representa algo más de trabajo, pero también es lindo tener más tiempo para estar con ellos, convivir, conocerlos mejor y aprender junto con ellos. Algo que te aseguro, recordarán con mucho cariño en el futuro.