Encontré un post en el blog de humor y paternidad The Ugly Volvo y me encantó, creo que es justamente lo que mi hija le pediría a Santa, yo solo le agregaría algunas cosas más que Camila amaaaa, como mi bolsa de pinturas, los contactos de la pared, mi cartera con todas mis tarjetas y lo peor de lo peor, la caja de las medicinas.

Se los comparto, espero que les guste tanto como a mi.

[separator type=’normal’ color=» thickness=» up=» down=»]

Carta a Santa Claus de un niño de 10 meses

Photo: www.vintag.es

Traducción: Jimena Cardona

Querido Santa:

Soy un bebé de 10 meses y te escribo porque sé que mi mamá te envió una Lista de Navidad de mi parte, y su lista no incluye para nada lo que yo quiero. Me da exactamente igual que me regales tacitas de juguete.

Y ya sé que me vas a salir con la típica broma de los bebés de 10 meses y que si nos regalan cajas y papel de regalo ya somos felices. Touché, Papá Noel, touché. Claro que queremos esas dos cosas. Pero hay otras que también me encantaría que me trajeras.

Te adjunto mi lista. Que tengas muy felices fiestas.

-Bebé de 10 meses.

Lista completa de lo que quiero para Navidad

Queridisimo Santa, esta Navidad me gustaría que me trajeras esto:

1. Este cable 

 

2013-12-11-RD1.jpg
 

Quiero este cable  más que nada en el mundo. Por favor. También quiero el contacto con el botón naranja que se apaga y se prende y el otro cable con la etiqueta blanca (el que no está conectado a la computadora). En realidad me conformaría con  varios cables en general, pero me gustan especialmente estos que están debajo de la mesa de mi mamá, al lado del aparato del aire acondicionado (cuyo cable también quiero).

2. Este centro de actividades montado en la pared.

 

2013-12-11-RD2.jpg
 

No tengo ni idea de por qué mi madre no me deja jugar con esta cosa, porque claramente es un juguete para niños. Me gustaría uno para mi cuarto.

3. Llaves

 

2013-12-11-RD3.jpg
 

Me encantaría un juego de llaves. Para comérmelo, claro. Solo valen llaves de metal. Por favor, no me compres de las de plástico. No soy idiota. Sé que las llaves de plástico no son llaves de verdad.

4. Las gafas de la gente

 

2013-12-11-RD4.jpg
 

Me gusta agarrarlas de las caras de todas las personas que conozco, solo para dejarles marcadas mis huellas dactilares y para que el dueño pida que se las devuelva. Me encantaría que me trajeras unos para mí. Este regalo también lo quiero para comérmelo.

5. El contenido de esta cosa

 

2013-12-11-RD5.jpg
 

Me encantaría ver en el suelo el contenido de esta cosa, especialmente el algodón usado y mojado, y los pedazos de hilo dental. Si prefieres también puedes vaciar el bote y transferir todo el contenido a mi calcetín de la chimenea.

6. Un puñado de pelos de perro

 

2013-12-11-RD6.jpg
 

Esto es lo mejor del mundo. Yo trato de arrancarle el pelo, pero el perro no para de moverse y obtenerlo es difícil. Lo que más me gusta es metérmelo en la boca y darme cuenta inmediatamente de que no quería tenerlo en la boca.

7. El agujero en la tarima del pasillo

 

2013-12-11-RD7.jpg
 

Esto es un dilema existencial muy extraño. Me paso horas observando este agujero y tocándolo con los dedos. Sé que no puedo tener un agujero, porque un agujero no es algo que se pueda tener. Un agujero es ausencia. Y aún así esto se supone que es una lista de cosas que quiero, y quiero este agujero con la misma intensidad con la que Gandhi quería la paz. De la misma forma en que el perro quiere lamerme la cara. Del mismo modo en que mi madre desea que deje de quitarle sus lentes.

8. Esta cosa, que está por toda la casa

 

2013-12-11-RD8.jpg
 

No tengo ni idea de qué es esto. Solo sé que lo quiero tener en las manos y en cuanto lo hago y empiezo a disfrutar de su dulce y delicada suavidad mi mamá llega corriendo gritando cosas como «DEJA DE TOCAR ESO, ¿CUÁNTAS VECES TENGO QUE BARRER ESTE P*#O PASILLO?»

9. La comida del perro

 

2013-12-11-RD9.jpg
 

Cada vez que me acerco a esto, alguien me aparta. Si no quieren que me lo coma, ¿por qué está en el suelo?

10. Uno de estos

 

2013-12-11-RD10.jpg
 

No tengo ni idea de qué hace esto, pero está claro que tiene que ser divertido porque mi mamá no deja de mirarlo ni un minuto.

11. Pasadores

 

2013-12-11-RD11.jpg
 

¡Son mis favoritos! Si me dieran un centavo por cada pasador que me he encontrado en el suelo habría duplicado el número de cosas pequeñas de metal que me caben en la boca, porque por alguna razón, también me encantan las monedas.

Este post se publicó originalmente en el blog de humor y paternidad The Ugly Volvo.