La alimentación de los niños de 1 a 6 años es clave, ya que es justo el momento en el que están formando hábitos y definiendo preferencias. Es aquí cuando podemos incorporar en su dieta el mayor número de ingredientes, texturas, métodos de cocción, sabores y combinaciones.

Por lo que debemos aprovechar antes de los 7 años para poder afianzar hábitos saludables. Si exponemos frecuentemente a los niños a comida saludable (gran variedad de vegetales y frutas, así como granos integrales y proteínas de alta calidad), eventualmente entenderán que esas son las opciones de consumo y así formarán buenos hábitos para el futuro.

Lo que comen los niños es igual de importante que el ambiente en que lo comen.

Dar a los niños una comida adecuada, saludable, de alta calidad, así como hacer del lunch un momento para disfrutar con los compañeros, les ayuda a tener una asociación positiva con la comida lo cual le ayudará a saber autorregular su consumo y sus gustos.

Las preferencias de los niños en esta 1ª etapa del desarrollo son estas:

• Gustos por los colores fuertes

• Gusto por “remojar” alimentos en algún dip o salsa

• Preferencia por los tonos dorados en la comida

• Preferencias por las texturas crujientes y firmes

• Poco gusto por lo suave, pegajoso, cremoso o “salsoso”

• Prefieren las preparaciones que contengan las cosas por separado. Es decir, prefieren tener en su plato pollo, salsa de jitomate y calabazas por separado que servir un platillo de pollo en salsa de jitomate y calabazas.

• Gusto por lo dulce y lo ácido, no a lo amargo o sobrecocido.

Algunas recomendaciones que nos pueden ayudar con la alimentación de los niños de 1 a 6 años:

• En esta etapa baja la velocidad del crecimiento (a comparación de lo que crece el primer año de vida) y por lo tanto disminuye el apetito y baja la cantidad de consumo de alimentos. 1.

• Es importante generar experiencias placenteras durante la comida, porque están formando una relación afectiva con los alimentos.

• Presentar al niño gran variedad de alimentos (ver, tocar, oler, saborear).

• Debemos respetar el ritmo de los niños, pues tienen un tiempo diferente para comer ya que tardan más en deglutir.

• Hay que preparar al niño para la hora de la comida, es ideal tomar un tiempo para lavarse manos y disponerse a comer en paz.

• Para darle un alimento nuevo, es importante ofrecerlo junto con otros que ya conoce; respetar gustos y no forzarlo, para que pueda lograr probar nuevos ingredientes.

Expertos en nutrición de la Universidad de Harvard diseñaron el Plato Ideal para Comer Saludable, el cual, sirve como una guía a las familias para crear comidas saludables y balanceadas – ya sean servidas en un plato o empacadas para llevar de lunch.

Los principios básicos de este plato son:

• La mitad de nuestro plato debe ser de verduras (y algunas frutas)

• ¼ de nuestro plato deben ser granos integrales enteros (pasta integral, arroz integral, quinoa, avena, etc.)

• ¼ de nuestro plato deben ser proteínas de buena calidad (pescado, pollo, leguminosas y nueces, como los más importantes)

• Grasas saludables (aceites vegetales de buena calidad como de oliva, aguacate y nueces son grandes opciones)

• Nuestra bebida principal debe ser Agua simple.

Este sistema lo conocí en el Montessori del Pedregal, donde lo llevan a cabo para el lunch de Casa de Niños.

Si quieres un plan personalizado de alimentación para tu hijo,te recomiendo a la Dra. Mariana Figueroa, su consultorio está en el Hospital Ángeles del Pedregal y es definitivamente la mejor.