La alimentación de nuestros pequeños es un tema vital para cuidar de la salud y desarrollo de nuestros hijos, pero más para nosotros como padres porque nos tenemos que mantener informados todo el tiempo. Mantener una alimentación correcta y equilibrada influye mucho en su crecimiento físico y en su desarrollo intelectual.

Muchas veces nosotros hemos tenido experiencias difíciles a la hora de comer con nuestros hijos, a veces es porque a nuestros hijos no les gusta comer muchas cosas y les cuesta mucho aceptar comida nueva. Te lo cuento porque yo tuve una experiencia similar con mi hija Camila, la verdad es que este problema lo vivimos desde que ella era una bebé porque no le gustaban mucho las papillas y le costó mucho trabajo cambiar a alimentos sólidos, pero un error que yo cometí fue que siempre la deje comer lo que ella quisiera.

Llegamos a tal grado que busque ayuda de una nutrióloga, que nos dio un método especial para que aprendiera a comer. Entiendo que no soy la única que ha pasado por estas situaciones, por eso quiero compartir contigo algunos consejos para que la alimentación de tus hijos vaya mejorando con el tiempo.

Para empezar, a los niños no se les debe preguntar qué es lo que quieren comer, les tienes que preparar un plato en cada comida que contenga granos integrales, vegetales o frutas, proteína, aceites saludables y lácteos. Existe la posibilidad que al principio a tu hijo se le va complicar aceptar alimentos nuevos a los que no está acostumbrado y es muy importante ser muy pacientes con ellos y evitar regañarlos, castigarlos o intentar convencerlos con recompensas para que se lo coma.

Si es que ya pasaron más de 30 minutos y tu hijo sigue sin querer comer, podemos dejar que se paren de la mesa, pero es muy importante que en las horas que están de por medio a la hora de la siguiente comida o a la hora del snack, no darles nada de comer. Tenemos que tener mucha paciencia y constancia con este método para poder mantener una postura por algunos días para que ellos también se acostumbren a que si no se comen lo que se les sirve, no habrá otro tipo de comida, se que al principio será muy difícil para nuestros hijos pero también para nosotros como padres. 

La nutrióloga me explicó que para que nuestros hijos acepten una comida nueva, se les tiene que presentar por lo menos 6 veces antes para que nuestro hijo quiera probarla, por eso este método no tiene resultados inmediatos, pero verás que con el tiempo vas a notar cambios positivos en tus hijos. 

El Plato Ideal para Comer Saludable, sirve como una guía a las familias para crear comidas saludables y balanceadas – ya sean servidas en un plato o empacadas para llevar de lunch.

Los principios básicos de este plato son:

• La tercera parte de nuestro plato debe ser de verduras (y algunas frutas)

• En la otra tercera parte de nuestro plato deben ser granos integrales enteros (pasta integral, arroz integral, quinoa, avena, etc.)

• ¼ de nuestro plato deben ser proteínas de buena calidad (pescado, pollo, leguminosas y nueces, como los más importantes)

• Aceites saludables y lácteos (aceites vegetales de buena calidad como de oliva, aguacate y nueces son grandes opciones)

• Nuestra bebida principal debe ser Agua simple.

Este sistema lo conocí en el Montessori del Pedregal, donde lo llevan a cabo para el lunch de Casa de Niños.

Si quieres un plan personalizado de alimentación para tu hijo,te recomiendo a la Dra. Mariana Figueroa, su consultorio está en el Hospital Ángeles del Pedregal y es definitivamente la mejor.

 

Recuerden que pueden seguirnos en nuestras redes sociales.

Facebook: @HolaCamilaBlog

Youtube: Hola Camila TV

Instagram: @jimenacardona