Lo primero que pensé cuando me convertí en mamá, es que mi vida había cambiado para siempre y sí, tener un bebé es algo que te transforma y que no se puede comparar con nada. Es una nueva etapa en la que forzosamente debes dejar de pensar solamente en ti y conoces un amor tan grande y fuerte que te llena por completo, es una nueva forma de vivir, un gran reto y también una de las cosas más increíbles que te pueden pasar.

Pero algo que me costó años entender, y no sé si es cultural o se debe a opiniones externas o a los ejemplos que tuve de las madres de mi familia, es que ser mamá ¡NO quiere decir de ninguna manera que tienes que olvidarte de ti misma!

No importa lo que nadie te diga, no tiene NADA de malo que quieras regresar a trabajar cuando tus hijos son bebés, tampoco que quieras estudiar algo que te apasiona, que necesites tiempo para ti, que viajes sin tu esposo ni tus hijos, que salgas a comer o cenar, que disfrutes de tomarte uno o varios drinks ocasionalmente o que quieras hacer ejercicio y ponerte guapa y es que todas estas cosas te dan vida, te forman y te convierten en la mujer que sueñas y en la mujer que quieres que admiren tus hijos.

Así que recuérdalo, eres mamá, pero antes de serlo, eres mujer y le debes a tus chiquitos realizarte y regalarles una mamita plena y feliz, te aseguro que solo así, vas a poder hacerlos felices a ellos.

Photos: Yazmin Torres 

Vestido: Zara (Old) Similar Here

Zapatos: Miu Miu 

Bolsa: Uterque (Old)

Anillo: Bottega Veneta

Pulsera: Tiffany & Co.

Reloj: Chanel