Estoy segura que te has preguntado muchas veces ¿Por qué esos zapatos de diseñador que morirías por tener en tu poder cuestan más que tu renta? y ¿Por qué esa bolsa que viste en el aparador es igual de hermosa que de incomprable?  Así que preguntándome todo esto, me dí a la tarea de investigar ¿Por qué cuestan tanto estos lujitos que nos vuelven locas?

El verdadero lujo no viene de la etiqueta, pero sí de la estética del diseño y la artesanía que hay detrás de él. Louis Vuitton una de las casas de moda con más prestigio del mundo, sigue fabricando sus productos de la misma forma que en el siglo 19, con artesanos que hacen cada pieza a mano, la confección de una bolsa y puede tardar hasta 60 horas, se usan materiales como cuero, lona, bronce y en algunas ocasiones pieles exóticas, eso sí, de la mejor calidad.

Las marcas de lujo verdaderamente cuidan todos los detalles, crean piezas que están hechas para durar, que son clásicas y tienen el sello de la marca, pero a la vez modernas. ¿Carísimas? Sí, pero pueden durarte toda la vida y si eliges el modelo correcto y la firma adecuada, podrías tener en tus manos una inversión cuyo valor seguramente se va a incrementar, en unos años.

Mi consejo… Si tienes ganas de comprarte algo de este mundo tan glamuroso, apuesta por una buena bolsa o unos zapatos, que sean clásicos y favorecedores (te aseguro que levantaran cualquier outfit), y así puedes complementarlo con prendas de menor costo o que están muy en tendencia.”

Solo recuerda, si vas a invertir asegúrate que sea en algo que te fascine y que te haga sentir especial, lo importante es disfrutarlo y divertirte con la moda.