Estamos en plena época de vacaciones, pero desafortunadamente, no todas podemos salir de viaje y somos muchas las mamás que tenemos que quedarnos a trabajar. El problema, es cuando no tienes quien te cuide a tus hijos y muchas veces tienes que llevártelos contigo a la oficina. Pero no te preocupes, aunque tengas que trabajar al lado de tu chiquito, hay muchas cosas que puedes hacer, para que esta experiencia sea algo positivo tanto para nosotros como para nuestros hijos.

Lo primero que tienes que tomar en cuenta es que tanta flexibilidad tienen en tu empresa para estas visitas, pero en estos tiempos hay mucha más conciencia y muchas empresas apoyan a sus empleados para que traigan sus hijos al trabajo y que esto no resulte en un problema para nadie.

Organízate, si sabes de antemano que tu hijo va a visitarte trata de adelantar trabajo y no programes reuniones ni llamadas muy importantes para que estés un poco más libre el día en que te visitan y también para que puedas estar más al pendiente.

Trata de encontrar un lugar donde tus hijos puedan estar más cómodos y donde puedas instalarte a trabajar y así, distraer menos a tus compañeros. Puedes decirle a tu chiquito que el también viene a trabajar y construirle una pequeña estación de trabajo junto a ti, con cosas de oficina, te aseguro que se sentirá importante y feliz de estar colaborando contigo.

Trae cosas de tu casa para que tu pequeño se distraiga, juegos que sean entretenidos y también algunas de sus cosas favoritas, para que se sientan como en casa, un snack y si puedes, un juguete nuevo o algo que no hayan visto nunca para que centren su atención en esta novedad.

Espero que te ayuden estos tips y que al final tus hijos y tu acaben disfrutando de este día de oficina y familia.

Fotos: Antonio Saavedra

Camila Total Look: Zara

Jimena: Sweater Maje